Lunes, 19 de marzo de 2012
Publicado por GEGM_81 @ 3:05  | Santos
Comentarios (0)  | Enviar

Compartir

"El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una Virgen, desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la Virgen se llamaba María" (Lc 1, 26-27). En el relato de la Anunciación, al lado de la Virgen Santísima aparece su esposo, José, el gran Santo al que precisamente hoy veneramos.

Al lado de Jesús veis la dulce figura de María, su Madre y Madre nuestra, sentís la serena presencia de José, el hombre "justo" (Mt 1, 19), que en laborioso silencio provee a las necesidades de toda la familia.

Hoy, 19 de marzo, se detiene en él, sobre todo, la mirada del corazón para admirar sus dotes de discreción y de disponibilidad, de laboriosidad y de valentía, que circundan su bondadosa figura con una aureola de cautivadora simpatía. Toda la tradición ha visto en San José al Patrono y Protector de la comunidad de los creyentes; su poderosa intercesión acompaña y protege el camino de la Iglesia en el curso de la historia. Él la defiende de los peligros, la sostiene en las luchas y sufrimientos, le señala el camino, le obtiene alientos y consuelos.

Tened confianza en este Santo tan grande y tan humilde. Partícipe como es del misterio de María y de su Hijo divino, él os guiará dulcemente y con seguridad a la comprensión de este misterio de salvación, y llevará a cumplimiento cuanto de hermoso ―a la luz de Dios― desea vuestro corazón.

San José con el ejemplo de su vida, os habla también a vosotros, jóvenes de hoy, y os invita a dar en el mundo testimonio de vuestro amor a Cristo, de vuestra honestidad y coherencia, de vuestro compromiso para construir una sociedad más justa y más humana.

Juan Pablo II
19 de marzo de 1986

[...]


Leer m?s...

Tags: san jose

Mi?rcoles, 07 de marzo de 2012
Publicado por GEGM_81 @ 4:04  | Globalizaci?n/modernidad
Comentarios (0)  | Enviar


Guillermo Arroyo, Presidente del Consejo de Crese y Empresa Responsable.

En esta serie Juan Pablo II, considerar la realidad de la empresa en relación con la Doctrina Social de la Iglesia, lleva en primer lugar, a revisar todas las encíclicas que sobre el tema de la DSI desarrolló el Sumo Pontífice y que son: Laborem Exercens, Solicitudo Rei Socialis, Centesimus Annus. Revisar una sola, daría material para un sin número de artículos, mucho más todas ellas. En este artículo me abocaré a tratar algunos puntos de la Laborem Exercens, ya que como lo señala el Papa, el trabajo es el centro de la cuestión social .

Empezamos por la definición del trabajo: “La Laborem Exercens define por su parte al trabajo como , lo que –añade- . En otros momentos, concretamente en la introducción, usa en cambio la palabra trabajo dándole mucha más amplitud: . Hay, pues, una oscilación de lenguaje, que se mantiene a todo lo largo del documento y que, buscada o no, resulta significativa del desarrollo de las ideas de la Doctrina Social de la Iglesia, desde la época de la Rerum Novarum. [...]


Leer m?s...

Tags: Riqueza, Empresa responsable, Desarrollo social, Doctrina social

Viernes, 02 de marzo de 2012
Publicado por GEGM_81 @ 3:39  | Cuaresma/Pascua
Comentarios (0)  | Enviar

Ofrecemos esta catequesis del Beato Juan Pablo II, ideal para tener en cuenta en este tiempo de Cuaresma.

Compartir 


1. El camino hacia el Padre, motivo de reflexión en este año de preparación al gran Jubileo, implica también el redescubrimiento del sacramento de la Penitencia en su significado profundo de encuentro con Él, que perdona mediante Cristo en el Espíritu (cf. Tertio Millennio Adveniente, 50).
Son numerosos los motivos por los que es urgente hacer una seria reflexión en la Iglesia sobre este sacramento. Lo exige, ante todo, el anuncio del amor del Padre, como fundamento de la vida y de la acción del cristiano, en el contexto de la sociedad actual, donde con frecuencia se ofusca la visión ética de la existencia humana. Muchos han perdido la dimensión del bien y del mal porque han perdido el sentido de Dios, interpretando la culpa únicamente según perspectivas psicológicas o sociológicas. En segundo lugar, la pastoral debe dar un nuevo impulso a un itinerario de crecimiento en la fe, que subraye el valor del espíritu y de la práctica penitencial en toda la vida cristiana.
2. El mensaje bíblico presenta esta dimensión "penitencial" como compromiso permanente de conversión. Hacer obras de penitencia supone una transformación de la conciencia, que es fruto de la gracia de Dios. Sobre todo, en el Nuevo Testamento, se exige la conversión como decisión fundamental a aquellos a quienes se dirige la predicación del reino de Dios: "Convertíos y creed en el Evangelio" (Mc 1,15; cf. Mt 4,17). Con estas palabras Jesús inicia su ministerio, anuncia el cumplimiento de los tiempos y la inminencia del reino. Este "convertíos" (en griego: "metanoéite") es un llamamiento a cambiar de manera de pensar y de comportarse. [...]


Leer m?s...

Tags: reconciliacion, confesion, cuaresma, pascua