S?bado, 18 de febrero de 2012
Publicado por GEGM_81 @ 17:27  | Biografia - Su vida
Comentarios (0)  | Enviar


Compartir


"En los archivos de SB (Servicios Secretos  Polacos), se encontró recientemente una ficha "Entre el clero local, el padre Wojtyla es considerado una persona de excepcional buen corazón: jamás tiene nada propio, porque todo lo da a los pobres".

***

En 1964, convertido en Arzobispo de Cracovia, debía ir a vivir al palacio arzobispal, pero se negó abstinadamente: prefería quedarse en su departamento. Solamente cinco años después, su secretario Estanislao Dziwisz logra efectuar la mudanza, durante una ausencia del cardenal. A su llegada, éste finalmente capitula, e incluso da una mano para terminar de llevar sus efectos personales: toma sus queridos esquíes y el par de remos que utiliza en sus paseos de kayak. En cuanto a sus vestimentas, fue tarea fácil: tres sotanas negras, cuatro rojas, tres pares de zapatos fueron rápidamente transportados. En el palacio, se reservará un modesto apartamento de tres pequeñas habitaciones, reflejando su espíritu de pobreza.

Además, se sabe que el Cardenal Wojtyla tiene la costumbre de dar todo lo que tiene, viviendo verdaderamente como pobre. Un día, cuando un mendigo golpea la puerta del arzobispado, las hermanas le responden que no tienen nada para darle. El Cardenal se entera, se enoja y las conduce a su propio armario, lo abre y les dice: "¿Y todo ésto?" En efecto, hay varias camisas. Las obliga a darle inmediatamente algunas al mendigo.

***

Cuantas veces le sea posible , irá a compartir las comidas de los desposeídos que viven en el hospicio del Vaticano que ha querido instalar luego de la visita de la Madre Teresa. Se siente perfectamente cómodo y con visible placer se pone a atenderlos.

Fuente: "Florecillas de Juan Pablo II. Anécdotas de un trotamundos", de Daniel Ange. Ed. Lumen.


Tags: Anecdotas, Pobreza

Comentarios